RSS

Archivo de la etiqueta: Susana Harp

“La Llorona”: Carlos Cuevas y su disco Méxicolombia!

Una canción que refleja tanto a México. En la interpretación de la cantante oaxaqueña Alejandra Robles, aderezada con la marimba de chonta (Chocó) y una introducción necesaria por el Maestro Antonio Arnedo en el Sax, de Colombia…

Este tema es el resultado de la extraordinaria colaboración entre 2 artistas, artífices de sonidos, de magia, de canto, de ritmo, de fusión, de tradición… Por un lado, en la voz, Alejandra Robles, nuestra querida Morena de la Costa, entregándonos un hermoso canto y diferente para este nuestro tan querido son istmeño por excelencia, y por el otro, Carlos Cuevas, gran compositor y músico, fundador del grupo Los de Abajo, quien emprende esta aventura musical.

El disco ya se encuentra disponible en tiendas, es muy gratificante escucharlo de principio a fin, es una amalgama de sonidos Méxi-Colombianos, que narra en 12 tracks parte del origen de nuestras músicas. Indispensable escuchar “Cumbia Méxicolombia”, “La Morena”, “La Llorona”, “Décima”, “Que Entierren Mi Cuerpo” y “Calle Soledad”. Altamente recomendable!!!

Disco: Méxicolombia
Año: 2011
Artista: Carlos Cuevas
Rola: La Llorona
Voz: Alejandra Robles “La Morena”
Fotografía: Fer Armenghol
Diseño Gráfico y Edición: Óscar Portillo

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 junio, 2011 en Articulos

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Jaramar: Pide retomar los acuerdos de San Andrés Larráizar en favor de los indígenas!

“Jaramar – Con la vista en el nuevo talento de la música tradicional mexicana”

Con más de 25 años de trayectoria, la cantante mexicana Jaramar (DF, 1954) es una de las voces más reconocidas en el país por su incomparable timbre vocal, pero sobre todo por ser rescatadora de la música tradicional e indígena de México. En entrevista, posteriormente al recital que ofreció el fin de semana, expresó: “no soy una autoridad, pero he convivido con los indígenas de manera directa. Por eso, en su defensa, debemos retomar el tema de los Acuerdos de San Andrés Larráinzar, porque seguimos manteniendo en el olvido a nuestras comunidades autóctonas”.

Todo en esta vida tiene que evolucionar, siempre manteniendo la escencia!

El pasado viernes estuvo en Puebla para inaugurar el segundo Festival Estatal de Arte y Cultura Indígena con un recital en el zócalo de la ciudad, el que lamentablemente no llenó, y no precisamente porque sea una intérprete que carezca de calidad, más bien, como ella misma admite, “es porque todavía poca gente me conoce”.

No obstante, las más de 500 personas que se reunieron esa noche disfrutaron de su cálida y sensual voz, durante casi dos horas, tiempo en el que interpretó un repertorio de lo más ecléctico, que osciló de su primer al décimo cidí.

Después de su participación, amablemente concedió una entrevista a algunos medios de comunicación que acudieron al acto, donde habló de todo: desde su evolución musical hasta su opinión de la discriminación a los indígenas en el país.

Mexican Diva!

–Durante el recital comentó que el repertorio musical había sido seleccionado exclusivamente para Puebla. ¿Nos podría platicar acerca del proceso?

–Tiene mucho que ver con el tema indígena, que es el hilo conductor del festival, aunque siempre es delicado el proceso de escoger los temas para un concierto. Yo tengo 10 discos y cuando armo un programa busco que tenga fluidez, que esté cerca de lo que quiero decir, y del contexto.

“Me interesaba que los poblanos escucharan mi trabajo en la música tradicional y de origen indígena, como La tortuga, de Oaxaca, o Los Cantos de Nezahualcóyotl que ya están castellanizados”.

“La música nos tiene que transmitir cosas y nos tiene que conectar con otros contextos”.

–Su trayectoria ha sido larga, ¿Cómo ha evolucionado su música con el paso de los años?

–Musicalmente mi trabajo reciente ha tenido una serie de transformaciones; sin embargo, cada disco que he trabajado es distinto al anterior.

“Ahora, llegó el momento de correr riesgos y escribir mis propias canciones. A partir del disco  Diluvio sentí que ya debía tener algo mío y así fue, compuse cinco de las trece temas que compila”.

Por otro lado, revela, que la transformación de su sonido tiene que ver mucho con su familia musical, sus músicos, pero también con el sello discográfico que la representa, por cierto, uno de los mejores proyectos que hay en este país: Discos Intolerancia.

–Actualmente, ¿existe difusión de la música indígena en este país?

–Yo creo que la difusión de esta música, más que suceder o darse por las instituciones encargadas de la investigación, del rescate o la difusión, se ha dado, en los años recientes, gracias a que ciertas artistas, que en realidad son mujeres, quienes se han nutrido de esta música para llevarla a todos lados, como es el caso de Lila Downs, Susana Harp, Alejandra Robles…


“Esta música se ha vuelto el lenguaje de varias artistas y de varios, porque podemos hablar desde el trabajo de Jorge Reyes y, posteriormente, con las llamadas Mexicans Divas”.

No obstante, admite que para su expansión internacional se ha tenido que sofisticar.

–Y en ese camino de la sofisticación, ¿no se pierde la raíz?

–No, al contrario. Todo en esta vida tiene que evolucionar, siempre manteniendo la esencia.

–Como intérprete de la música indígena en México, ¿Cómo ve la cuestión de la defensa de los derechos humanos de las etnias?

–He estado informada, porque formo parte de Amnistía Internacional y tengo que estar cerca de todas las acciones que se emprenden. Y la marginación y la violación a las garantías de los indígenas es una realidad en nuestro país y en todo el mundo.

“Los indígenas en México siguen sin voz, sin tener acceso a los medios, a la sociedad. Es una situación muy compleja. Podríamos hablar varios días del tema, pero difícilmente llegaremos a una conclusión”.

“Desde el momento que la televisión y los aparatos eléctricos llegan a las zonas indígenas, ellos cambian, se transforman, es algo inevitable, y es ahí cuando empieza el proceso de destrucción, de la pérdida de la brújula, del rumbo…

Y Jaramar no termina la frase, cuando las luces se apagan en la improvisada carpa, donde se realiza la entrevista.

–Ya nos apagaron las luces –ríe forzadamente. Antes de que se arrepienta, retomamos la entrevista, aunque la luz no llegue.

–En ese contexto, ¿qué opina del olvido de los Acuerdos de San Andrés Larrainzar de la agenda nacional?

–No soy una autoridad, pero he convivido con los indígenas de manera directa. Mis vacaciones en la infancia eran en la zona huichol; en Pahuatlán; en Oaxaca; porque mi papá fue museógrafo del Museo de Antropología del INAH y siempre andábamos de un pueblo a otro.

“Considero que, con el paso del tiempo, es difícil mantener la atención de la gente con respecto a las culturas indígenas del país. Las personas de las grandes ciudades no sabe donde acomodar eso, no lo entiende, no lo entendemos…”.

“Por otro parte, creo que somos una cultura mestiza y eso es una de las tantas riquezas, que seamos el resultado de muchos caminos y voces. Por eso, debemos retomar los acuerdos, porque tenemos en el olvido a nuestras comunidades indígenas de México”.

Pero, reconoce, con el mundo tan globalizado preferimos voltear los ojos a otras partes de la tierra y nos vernos a nosotros mismos, hacia adentro.

“Es importante que las nuevas generaciones volteen hacia atrás, a las culturas indígenas, a los orígenes, para tener un ancla y dejar de flotar. La música también sirve para eso, para transformar”.

Fuente: La Jornada de Oriente

 
2 comentarios

Publicado por en 12 abril, 2010 en Articulos, Noticias

 

Etiquetas: , , , ,